Alan Valderrabano

Alan Valderrabano

julio 15, 2024

Las reuniones son una forma poderosa de darte a conocer, además de tener el tiempo y la atención necesaria para hablar a clientes potenciales acerca de tu empresa. Por lo mismo debes prepararte de antemano y seguir ciertas especificaciones para no perderte del punto principal, te brindamos uno por uno los pasos a seguir para presentar tu empresa en una reunión de ventas y que sea un éxito absoluto:

 

  • Establece una agenda: enlista los puntos importantes a tratar, el rol de las personas del equipo y el tiempo exacto que tardará cada uno. Esto te ayudará a no perder el enfoque y a no divagar en temas poco importantes para el motivo de la reunión.

 

  • ¿Quieren agregar algo? Si bien eres tu el que tiene la experiencia sobre como llevar estas reuniones, no está de más preguntar si hay algún tema que quieran tocar adicional a los que has presentado.

 

  • Pregunta: Antes de hablar de tu empresa y todas sus soluciones (lo cuál no agrega ningún valor a la plática), asegúrate de conocer bien al cliente, sus necesidades, sus retos y sus planes. Trata de descubrir cuales son los puntos que valora más acerca de un producto o servicio como el tuyo e indaga a fondo.

 

  • Escucha y entiende: Asegúrate de escuchar todo lo que te responde el prospecto y entender muy bien sus puntos de vista y sus necesidades, esto será clave durante el proceso de venta.

 

  • Asesora y no vendas: Ayuda al cliente a encontrar la mejor solución a sus necesidades sin tratar de vender por vender, un prospecto satisfecho es mucho mejor que un cliente insatisfecho.

 

  • Ancla las ventajas de tus productos o servicios a las necesidades de tu prospecto: Explica a tu prospecto cómo algunas de tus soluciones han ayudado a otras personas con esos problemas o inquietudes a resolverlas.

 

  • Asegúrate de que el prospecto entiende el valor de tu solución: Es muy importante que escuches a voz del prospecto que entiende perfectamente lo que le estas explicando, es la única manera de que entienda el valor de lo que le ofreces.

 

  • Nunca envíes una cotización por correo: Los términos que usas en tus propuestas pueden no ser de dominio común, asegúrate de que puedas estar con el prospecto a la hora de revisar la cotización y así puedas explicar todo lo que incluye, de lo contrario lo único que verá será el precio.

  • Tu también estás evaluando: Utiliza la reunión como una oportunidad de evaluar al prospecto y saber si será un cliente ideal para tu empresa, de lo contrario es mejor no continuar con la reunión.
  • Deja tiempo para resolver dudas

 

  • ¿No eres la solución adecuada o no es tu prospecto ideal? No tengas miedo de ser honesto, esto ayudará tanto al prospecto como a tu empresa. La honestidad siempre se agradece y esto podrá atraer la recomendación de otro prospecto que si podrá ser tu cliente ideal.

 

Cada uno de estos pasos es importante para transmitir lo que puedes hacer por tus clientes, toma en cuenta el tiempo que tienes disponible y planea un mensaje claro y corto.

Nuevo llamado a la acción

Compartir

  • Compartir